Posts Tagged maltrato infantil

Boicot a Dodot por fomentar el maltrato infantil

Resulta sorprendente que una empresa que comercializa productos para bebés fomente en su web conceptos tan irritantes como el castigo físico.  Y más si se trata de una multinacional como Dodot que, durante años, se ha mantenido entre las marcas favoritas de las madres en cuanto al consumo de pañales.

Estoy totalmente en contra de cualquier tipo de maltrato infantil y por eso comprendo perfectamente que las #mamastuiteras y las #mamasblogueras con las que diariamente interactúo a través de Twitter y otras redes sociales, estén indignadas por un artículo titulado El castigo físico y publicado en dodot.es.

Firmado por la pediatra Suzzane Dixon el artículo -que al parecer ya fue retirado de la web- señala lo siguiente…

Pegar, una de las formas de aplicar castigo físico se define como:

– Castigo físico que no es perjudicial.

– Su objetivo físico es modificar el comportamiento.

– Se aplica con las palmas de las manos en los brazos, las piernas y las nalgas del niño.

No sé en que fundamente sus argumentos esta «especialista», pero yo como simple mortal que consulto la Rae encuentro que pegar se define -en una de sus acepciones- como «Castigar o maltratar a alguien con golpes». Y aunque no soy pediatra como Dixon, entiendo perfectamente que el maltrato SÍ ES PERJUDICIAL.

Dice la susodicha que el objetivo de pegar es modificar el comportamiento. Claro, igual que el de la tortura, no te jode. Creo que hay muchas otras formas de «modificar el comportamiento», si la madre así lo considera oportuno, y que no requiren de violencia ni malos tratos.

En otra parte del artículo la pediatra recomienda a los padres «no pegar ni a bebés ni a niños de dos años ya que el riesgo de causar heridas y de que el castigo se intensifique es mayor para este grupo de edad». Menos mal que nuestra eminencia invitada se dio cuenta de este pequeño detalle, que considerada.

En fin, no podemos tolerar que se fomenten actitudes violentas en contra de los más pequeños. Ellos también tienen derecho a ser felices, a sonreír y a crecer sin necesidad de golpes. Hay muchas otras formas de concienciar y de educar a los niños con amor, con afecto, con abrazos. Y lo peor es que somos las promotoras de actitudes tan saludables como la crianza con apego y la lactancia las que constantemente somos objeto de burlas y críticas, mientras que mujeres como Dixon tienen un lugar en las webs más populares para colgar su punto de vista sobre como (mal)tratar a los niños.

Anexo una captura de la primera parte del artículo para quien quiera echarle un vistazo y/o formar parte de esta protesta grupal en los blogs. Lo importante es no callar.

Anuncios

Comments (4)

Un ejército de imbéciles

Como a todos la noticia me dejó helada. Trascendió el pasado sábado, en Paderne (A Coruña). Un hombre (por llamarle de alguna manera) incendió el vehículo en el que estaba su hijo de 14 meses para vengarse de la madre. Él escapó de las llamas y dejó al pequeño solo,  atado a su silla. Los vecinos de la zona describieron el hallazgo como dantesco: «Era como un muñeco».

La naturaleza puede ser muy sabia pero aún no es capaz de impedir que un imbécil pueda reproducirse. Según publica hoy La Voz de Galicia, el parricida confesó la noche del crimen. «Fui yo, matadme», dijo, como si la muerte pudiera saldar el horrendo crimen. No merece morir porque la muerte es el fin. Y un imbécil como él debería pagar lo que ha hecho pero en cómodos plazos, alargando el sufrimiento infinitamente.

Me estremezco al pensar en todos esos imbéciles que vagan por el mundo lastimando a los más débiles. Algunos llevan sotana y aprovechan su poder para abusar de ingenuas criaturas cuya vida queda marcada para siempre. Otros visten traje y corbata, y parecen importantes, pero cogen un avión para ir a un lugar de los denominados exóticos y pagan por los servicios sexuales de un menor. Muchos se esconden detrás del anonimato de un nick para atacar a sus víctimas en su propia casa a través de Internet. El de Paderne le prendió fuego a un niño que además era su hijo.

Esta mañana vi en un noticiero las crueles imágenes en las que otro par de imbéciles se divertían a costa de su pequeño. Una pareja de Nebraska (EE.UU.) disfrutaba  pegando a su hijo en la pared con cinta adhesiva. Y lo hacían, según dijeron, por diversión. ¿A qué tipo de bestia le resulta divertido ver a un menor desesperado intentando liberarse de un castigo impuesto por sus propios padres?

Nadie puede detener a este ejército de imbéciles ni evitar que se reproduzcan. Seguiremos leyendo con impotencia historias como estas, mientras imaginamos en secreto lo que haríamos si los culpables cayeran en nuestras manos.

Comments (5)

La custodia compartida

La custodia de los niños es una de las consecuencias más graves de la separación. Aún cuando el divorcio esté mas que justificado en los casos en las parejas ya no pueden o no quieren seguir juntas, los niños son generalmente quienes pagan los platos rotos de una mala relación. Hasta ahora lo considerado «normal» es que los peques se queden junto a su madre porque… «¿dónde podrían estar mejor?». El problema se suscita cuando los motivos de la separación se relacionan con un engaño, por ejemplo. Una mujer herida puede ser muy peligrosa. Si se siente engañada y traicionada, no dudará en alejar a sus hijos para hacerle daño a su ex pareja. Y entonces ¿dónde están los derechos del padre?

En ningún caso justifico el engaño y la traición en el matrimonio. Estoy en pro de la honestidad y de las relaciones claras. Para mi es todo o nada, sin medias tintas, pero creo que los niños no tienen la culpa de la situación. Un mal esposo no tiene porque ser necesariamente un mal padre. Hay casos documentados de mujeres que han inventado que sus parejas las han maltratado y golpeado solo para mantener la custodia absoluta y evitar que los menores vean a su papá. ¿El motivo? Lastimarlos por venganza.

Pero ¿y los niños? ¿Acaso esas mujeres no saben que lo mejor para los chicos es sentirse amados por su padre y por su madre? Que una mujer utilice la lucha que existe contra la violencia de género solo para vengarse es algo que me supera. Ir a comisaría a poner una denuncia falsa por agresión y hacer que los funcionarios pierdan el tiempo solo para que una mujer se salga con la suya, es una falta de respeto para con las víctimas que han muerto en manos de sus parejas.

Por eso me alegra saber que el pasado mes de julio, el Senado aprobó una moción que insta al Gobierno español a realizar las reformas necesarias para que la custodia compartida de los hijos sea considerada el régimen preferente que deberá adoptar el juez en los procesos de separación y divorcio.

Se mire por donde se mire, esta reforma no tiene pérdida. La medida no solo permitirá una custodia justa y necesaria, sino que obligará a los progenitores a involucrarse en la educación y el desarrollo del menor, algo que hasta ahora era -casi- competencia exclusiva de las mujeres separadas.

Claro que también hay padres que no se ocupan para nada de sus hijos, o que se limitan a pasar la pensión asignada por un juez y se olvidan del tema. Lo importante es estudiar meticulosamente cada caso para evitar errores siempre pensando en lo más importante: el bienestar de los niños.

Aunque las ventajas de la custodia compartida son muchas, estás tres son fundamentales:

– Disminuye el riesgo del impago de pensión.

– Evita que los niños rechacen al padre que no tiene la custodia, ya sea influenciado o por que se siente abandonado.

– Evita que los niños sean manipulados y utilizados para perjudicar a uno de sus progenitores.

Una cosa debe quedar clara: los dolores de parto no otorgan a la mujer derecho de exclusividad sobre los hijos. No por haberlos parido puede adueñarse de ellos, lastimarlos o separarlos de su padre sin justificación alguna. Los papás también pueden exigir estar con los pequeños el tiempo necesario para formar parte de su vida.

<a href="http://twitter.com/share?url=<?php echo urlencode(the_permalink()); ?>&text=<?php echo urlencode(the_title()); ?>&via=aprendizdemadre&related=aprendizdemadre">Twittear</a>

Comments (4)

In memoriam

Cierra los ojos e imagina la risa de un niño… de cincuenta niños. Escúchalos cantar y divertirse. Observa sus rostros iluminados con la chispa de la inocencia. Un rato después duermen la siesta y reina el silencio.

De repente sólo hay gritos y humo. Los adultos corren desesperados intentando encontrar salidas. Muchos niños se quedan entre las llamas.

Solos, llorando, sufriendo… muriendo.

Hoy hace una año del terrible incendio de la guardería ABC en Hermosillo, Sonora (México) en el que 49 menores perdieron la vida. No hay culpables. Los propietarios salieron en libertad bajo fianza. La guardería estaba situada junto a un almacén con materiales tóxicos. No tenía salidas de emergencia, ni detector de incendios, ni extintores… sin embargo, las autoridades aseguran que se trató de un «lamentable accidente». Tranquilos, no pasa nada.

Comments (5)

Dos historias de terror

En México:

La justicia concluye que la muerte de la pequeña Paulette Gebara fue accidental. Según el procurador, la niña murió por asfixia al caer en un espacio entre el colchón y los pies de su cama. Los argumentos: «La posición en la que fue encontrada la menor corresponde a la posición en la que falleció», lo que implica que el cadáver no fue movido en ningún momento. Y el cuerpo de la niña «no fue manipulado después de su muerte».No sé que pensar. La madre fue originalmente señalada por los medios de comunicación como la presunta culpable del fallecimiento de la niña. Pero, ¿y si en verdad es inocente?

Prefiero mil veces pedir disculpas por haber pensado que Lisett Farah era una asesina, a resignarme porque la justicia -como sucede tantas veces- se ha equivocado y ha dejado en libertad a una parricida. No sé que intereses se mueven detrás de esta investigación, pero está claro que una madre que busca desesperadamente a su hija desaparecida pondría la cama y toda la habitación patas arriba, descubriendo así el cadáver el mismo día de la muerte de la niña. Más no fue así. Pasaron nueve largos día antes de que se dieran cuenta de que Paulette seguía ahí.

No quiero seguir haciendo suposiciones vacías. Ahora el caso está cerrado. No hay culpables… sólo una niña muerta que ojalá descanse en paz.

En España:

Una británica asfixia con una bolsa a sus hijos de 1 y 5 años de edad. Lianne Smith, que estaba hospedada en un hotel de Lloret de Mar cuando decidió matarlos, era pareja del pederasta más buscado del Reino Unido. Martin, que así se llama el tipo que afortunadamente ya pasó a disposición judicial, abusó sexualmente de  la primera hija de Lianne. El pederasta huyó de reino unido para refugiarse en un piso en Barcelona, donde vivió con la mujer y los dos niños, uno de los cuales (el menor) es su hijo. Aún se desconoce si el tipo abusó de la otra niña.

Smith asegura que su intención era suicidarse tras matar a sus hijos pero no pudo hacerlo. Se sentía, según ella, atemorizada de que los servicios sociales de su país le quitaran a sus hijos. Es difícil entender una situación así. Sencillamente no me explico como una mujer puede vivir con un hombre que ya abusó de una de sus hijas. No entiendo porque decide matar a los pequeños. ¿Por qué a ellos?

Lianne ha ingresado en prisión sin derecho a fianza por el riesgo de fuga. Él había sido detenido con anterioridad y entregado a las autoridades británicas. Los niños… ya no están.

Dejar un comentario

El locutor que se burló de la muerte de Paulette

Este fin de semana me enteré de una noticia un tanto alarmante. Un locutor mexicano llamado Rafael Basaldúa pero conocido por  Bazooka Joe, hizo un chiste de mal gusto sobre la muerte de Paulette Gebara. Las consecuencias del grave error de este locutor no se hicieron esperar y fue despedido antes de que terminara el programa.

Sucedió  en México el pasado 6 de mayo en el programa nocturno El Tlacuache que se emite por Los 40 Principales. Durante la trasmisión en vivo de la sección del personaje conocido como El niño con barba, presentada junto a  Rafael Basaldúa y Alejandro Franco, entró la llamada de una oyente que preguntó cómo se hace un niño envuelto (plato popular en México). Basaldúa se apresuró a contestar al aire: «¿Te refieres a Paulette?». Él y sus compañeros se rieron de la ocurrencia y, entre sonoras carcajadas comentó: «pido disculpas fue lo primero que me vino a la cabeza».

Claro,  eso lo justifica todo, fue lo primero que a este sujeto se le vino a la cabeza: el cadáver de Paulette envuelto dentro de una bolsa y escondido bajo su propia cama. Pero de que va este tío.

Entiendo que en ese tipo de programas considerados «irreverentes» donde prevalece el desmadre y la «diversión», circulen todo el tiempo chistes de cualquier tipo para lograr mantener ciertos niveles de audiencia. Sin embargo, es necesario respetar ciertos límites establecidos por el sentido común y por los derechos humanos.

Burlarse de una tragedia como la de Paulette no es la mejor manera de conservar audiencia. No es la primera vez que un comunicador ha sido despedido por aprovecharse de una situación trágica. En 2008 la BBC despidió al periodista Chris Price, de Radio Manchester, que hizo un desafortunado comentario del fatal accidente de Barajas (en el que perdieron la vida 154 personas) durante la transmisión de un partido.

En el caso del programa El Tlacuache, lo que me parece igual de grave que hacer un chiste sobre una niña que murió asesinada, son los comentarios de gente ignorante que aseguran que lo despidieron porque existe censura y porque no hay libertad de expresión en México.

Es que resulta inconcebible que alguien con dos dedos de frente no pueda comprender que la libertad de expresión no significa necesariamente decir lo que te de la gana ofendiendo, humillando y maltratando con las palabras.

Es que acaso hay que explicarle al tal Basaldúa y a quienes lo defienden que ni Paulete ni cualquier otro niño, vivo o muerto, tienen porque ser el centro de las burlas de nadie.

Yo me quedo sin palabras ante este terrible ejemplo de falta de ética periodística. Solo espero que episodios como este no sigan oscureciendo el ya de por si negro panorama de algunos medios de comunicación.

Comments (12)

¿Quién mató a Paulette?

Paulette Gebara Farah tenía cuatro años cuando murió presuntamente asesinada. Hija de Mauricio Gebara y Lisette Farah, la niña nació prematuramente a las 25 semanas de gestación y padecía una discapacidad motriz en una mano y un problema de lenguaje que le impedía expresarse correctamente. En un principio, sus padres denunciaron la misteriosa desaparición de la menor la noche del 22 de marzo de 2010, cuando se encontraba en su vivienda ubicada en una exclusiva zona aledaña al área metropoliana de la capital de México.

La desaparición de Paulette evocó a la tragedia de Madeleine McCann, quien desapareció de la habitación de un hotel en Portugal en 2007, durante unas vacaciones familiares. Pero mientras la pequeña Maddy continúa desaparecida, Paulette apareció muerta diez días después de  que se extraviara. El cuerpo de la pequeña fue encontrado por agentes de la policía en su propia habitación. Estaba dentro de una bolsa negra en una rendija entre el colchón donde dormía la nena y un mueble que forma parte de su cama.

Según declararon las autoridades a la prensa mexicana, la niña no había sido localizada en el departamento porque la policía «confió en las declaraciones de quienes denunciaron la desaparición». Los resultados de la necropsia revelaron que Paulette fue asesinada «por asfixia mecánica por obstrucción de fosas nasales y compresión toracicoabdominal».

Los padres y las niñeras fueron detenidos antes de que apareciera el cuerpo por incurrir en contradicciones y falsedad de declaraciones. Pero aún no hay respuesta a las dos preguntas claves de esta aberrante tragedia: ¿Quién mató a Paulette Gebara? ¿Por qué la mató?

Me aterra pensar que la culpable pueda ser la madre. Me aterra más aún sospechar que la niña murió asesinada por su madre y que puedan culpar a las niñeras. Me aterra imaginar que las asesinas son las niñeras, dos mujeres a quienes se les confía plenamente el bienestar de una menor.

Lo peor es que un nuevo informe revela que Lisette Farah, la madre de la pequeña, padece trastornos de personalidad. ¿Qué significa eso? ¿Que la mató sin querer? ¿Qué pagará su pena internada en un psiquiátrico en lugar de entrar a prisión?

Respetando la presunción de inocencia entiendo que aún nadie es culpable. Pero espero que se haga justicia y que el asesino, la asesina o los asesinos paguen por este crimen. ¿Cómo puede una madre o cualquier persona asfixiar a una menor? ¿El, la o los culpables no sintieron nada mientras la niña moría lenta y desesperadamente? Personas así no merecen consideración alguna.

Paulette tenía cuatro años. Cuatro. Y murió en manos de algún canalla que aún se encuentra en libertad. Sólo espero que no sea por mucho tiempo. Que Dios te guarde y te bendiga, Paulette.

Comments (63)

Older Posts »
A %d blogueros les gusta esto: