Archive for enero, 2011

Mímame mamá ♪♫

Buscando una canción en Youtube tropecé con este vídeo tan singular. El tema se llama Rumba de las mamás y Rosa Zaragoza es autora de la música y la letra. Es sin duda un himno para el parto respetado… que lo disfruten  😉

Comments (3)

La leyenda de Caillou

En mi TimeLine de Twitter circulan diariamente noticias excelentes, buenas, malas, peores, asquerosas y, de vez en cuando, aparece alguna que puedo catalogar de maravillosa, como la que encontré hoy a través de @finaldelchiste. Se trata de una curiosa iniciativa que busca promover la lucha contra el cáncer y fomentar el apoyo a las víctimas.

El personaje central de esta campaña titulada La leyenda de Caillou es justamente el popular personaje animado que muchas madres conocerán. Según comenta el creador de la iniciativa, Cristian Eslava, este movimiento está basado en un rumor que se ha propagado (aunque sin confirmarse) y que sugiere que la alopecia de Caillou es un guiño de su creador a los enfermos de cáncer. A partir de esta leyenda y con la intención de alimentarla, Eslava ideó un proyecto sin ánimo de lucro que invita a los interesados a convertirse en Caillou a través de una sencilla aplicación y mostrar la imagen como avatar en las redes sociales. Se trata de ponerle cara al personaje para apoyar la causa o de usar una imagen como la que se muestra aquí.

Y es que quienes hayan visto la serie  sabrán que, a sus «casi cuatro añitos», este pequeñajo no tiene ni un pelo en la cabeza, a diferencia de su hermanita menor, Rosie, que luce una abundante melena. Por si no conocen a Caillou, este es su vídeo de presentación…

Comments (2)

Carlos González: «Yo no lo dejo llorar»

Para contrarrestar un poco el amargo sabor de boca que nos dejo el vídeo de la supernanny tirana, encontré esta breve explicación de Carlos González sobre crianza con apego a la hora de dormir. Si aún tienes dudas sobre si dejar o no llorar al niño, este pediatra te puede orientar:

Comments (2)

Un método infalible para alejarte de tu bebé

Se llama Claire Verity y, sin ninguna formación ni experiencia en niños, está (o estuvo) ganando dinero embaucando a los padres para que siguieran un «método» de crianza con el que garantiza  «orden en vuestra vida 24 horas después de haber tenido un bebé». La conocí a través del blog de los expertos de @mentelibre_es quienes publican un interesante análisis de Ramón Soler sobre los métodos conductistas de aprendizaje. Estas son algunas de las lindezas que la supernanny británica enseñaba a los seguidores de su programa televisivo:

1. Obviamente, el bebé solo coméra cada cuatro horas, y nada de tocarlo.

2. No quiero ver nunca a ese bebé fuera de su cama después de las 19.00 horas.

3. Mientras el bebé come aléjalo de tu cuerpo y no lo mires, si lo tienes demasiado cerca se sentirá demasiado cómodo y se dormirá.

4. No es posible que algo tan pequeño controle tu vida.

5. El bebé tiene que respirar aire fresco, así que déjalo en el jardín pero a solas. Y tienes que cerrar la puerta de la casa para que no lo escuches, así se relajará.

6. Deja al bebé llorar porque no tiene nada, solo quiere tu atención. Evita en todo momento el contacto visual. -> [Es curioso, el hipnotizador de perros sugiere lo mismo, lo he visto en Cuatro].

7. No comprendo porque la gente quiere necesita tocar a un bebé o cogerlo en brazos, el bebé no quiere que lo cojan en brazos constantemente, solo quiere que lo dejen en paz.

Me cuesta creer que existan tantos padres que realmente piensan que hay que adoctrinar a los bebés para que molesten lo menos posible. O que consideran que tocarlos y mimarlos solo les perjudica. No sé porque esas mujeres se molestan en parir. En fin, no se pierdan la reflexión sobre el polémico vídeo en el blog de la revista Mente Libre.

Comments (17)

Momento relax

Porque los peques también se estresan les sugiero este divertido y relajante vídeo que me encontré en Youtube…

Dejar un comentario

La magia del 6 de enero

Todo salió perfecto, tal como estaba planeado. El día de Reyes es el más significativo de las fiestas navideñas. Montse lo tiene claro, porque el año pasado (con un añito cumplido) lo disfrutó en grande. Y con una experiencia tan grata guardada en su memoria selectiva era lógico que esperara el día con tanta ansiedad. En nuestra casa, como en muchísimos otros hogares, la víspera de Reyes fue una locura. La nena no podía conciliar el sueño por los nervios. Algunas horas antes intentó convencerme de que dejáramos leche en vez de agua en el cubo de los animales, porque, según su reflexión: «¿Cómo van a mojar las galletas en agua, mamá? Seguro que no les gusta».

Al final pusimos agua. Y a los Reyes leche y galletas. Dejamos la ventana medio abierta y nos fuimos a la cama… a conversar. Tardó mucho en dormirse. Estuvimos abrazadas hasta las cinco de la madrugada mientras el padre dormía como un bebé. Ella alumbraba la ventana de la habitación con su linterna, atenta a cualquier movimiento extraño. Y con el temporal de viento que hubo anoche, normal que escuchara ruidos cada dos minutos. «Ssshhttt calla mamá, ¿los oyes? Creo que ya están aquí… han llegado mamá!!! Anda, vamos al salón». Yo me mantuve despierta más por solidaridad que por falta de sueño. Finalmente se durmió minutos antes de las cinco, con la linterna en la mano y una sonrisa en la cara.

 Y claro, al otro día la pobre estaba rendida, por más que su emocionado padre intentó despertarla no hubo forma. Así que en casa abrimos los regalos hasta pasadas las dos de la tarde, cuando la peque abrió los ojos de golpe gritando: «Han venido, llegaron ya??? Vamos chicos, al salón». No les había contado que en ocasiones nos llama chicos, así, con esa familiaridad que solo tienen los niños.

Y allá fuimos todos corriendo al salón. Vio los regalos pero los ignoró al principio. Lo que más le importaba era confirmar si se habían tomado las galletas y la leche. Sonrió satisfecha mientras le pedía a su padre que la ayudara a asomarse a la ventana para ver el cubo que reposaba tirado sobre el césped, vacío. Después de eso saltó, gritó y bailó mientras abría los regalos, y yo con ella. Montse estaba feliz, no quiso ni pasar por el orinal aunque por sus saltitos nerviosos me di cuenta de que tenía que ir. Al final la lleve a la fuerza pero regresó corriendo. Nos quedamos jugando toda la tarde. Fue increíble ver la sorpresa en su carita y la felicidad en sus ojos. Más tarde, mientras tomaba la merienda me preguntó:

  • Mami… ¿cuando vuelven los Reyes Magos?
  • Falta mucho mi amor, mucho tiempo. ¿Por qué lo preguntas?
  • Es que quiero darles un beso
  • Anda peque, dámelo a mi, que no es lo mismo… pero es igual.

 

Comments (8)

La gran noche de los Reyes Magos

El 6 de enero es mi festivo favorito porque mis padres hicieron que ese día fuera mágico e inolvidable. De hecho durante mucho tiempo callé  y les hice creer que aún creía para no dejar de recibir regalos. Y funcionó. Ahora me toca hacer el otro papel, el de los Reyes, y me divierto mucho. En América Latina lo usual es que sean los niños los que reciban los regalos, pero en España, por ejemplo, es habitual que se intercambien regalos entre todos, sin importar la edad.

La celebración de los Reyes Magos o los Santos Reyes como se les conoce también, se realiza en prácticamente todos los países hispanoparlantes y, con el objetivo de promoverla al resto del mundo, me gustaría hacerles una propuesta: llenar de niños nuestro Timeline (Twitter) y/o nuestro muro (Facebook).

El próximo día 6 de enero  podríamos cambiar el avatar o imagen de perfil por una foto de nuestra infancia o por una foto de nuestros hijos, de este modo seríamos muchos niños parlotenado en las redes sociales. ¿Qué les parece? Es una forma sencilla de inundarnos  de sonrisas infantiles, seguro que nos levanta el ánimo a todos. En Twitter podemos usar el hashtag #ReyesMagos que  posiblemente será Trending Topic ese día. Si se animan los espero en mi timeline con su mejor sonrisa infantil o con la foto de los pequeñajos de la casa. Feliz Día de Reyes a todos.

Comments (2)

A %d blogueros les gusta esto: