Archive for julio, 2009

¿Por qué a los niños?

 No estaba entre mis planes postear tan malas noticias recién empezando este blog. Pero no podemos ignorar las atrocidades que pasan cada vez con más frecuencia:

En México, dos hombres atropellan y matan a dos niños por una riña familiar.

En Estados Unidos, una madre desalmada decapita a su bebé de tan solo tres semanas de vida.

Son noticias tristes, de esas que pueden desalentar al mas optimista. ¿Por qué a los niños? ¿Por qué matarlos? ¿Qué pasa por la cabeza de una persona que no duda en lastimar a un inocente? ¿Hasta cuando? ¿Estás preguntas tendrán respuesta algún día?

A veces pienso: Que asco de gente, que asco de vidas.

Anuncios

Comments (1)

Una visita inesperada

Los días de descanso los disfruto en familia y el pasado sábado no fue la excepción. Montserrat, su padre y yo, dimos un largo paseo por varias plazas coruñesas y, en la de María Pita, nos detuvimos para que la niña observara a otros pequeños que correteaban detrás de un Micky Mouse que repartía globos. Montse, visiblemente emocionada, corrió también tras el popula roedor y yo, embelasada contemplando la escena, me senté en uno de los bancos de la plaza.

De pronto recibí una visita inesperada. Una mujer mayor (debería tener como 70 años, por lo menos) se sentó a mi lado y me  dijo:

– Hola, ¿tienes un pitillo?

– No señora, lo siento, hace mucho que no fumo.

– No pasa nada, es que he cambiado de bolso y dejé la cajetilla en el otro. ¿Esa es tu hija? –preguntó señalando a Montserrat que volvía con su padre con un globo en la mano y una inmensa sonrisa en la cara–.

– Sí, es mi hija.

– Pues cuídala. Yo tuve un hijo y lo perdí. Lo cuidé mucho, fue mi razón de vivir. Siempre fue un niño feliz y nunca le faltó nada. Pero lo perdí. Cuando cumplió 19 años se fue a vivir con su novia a Madrid y lo perdí. Hace mucho que no me llama por teléfono. Ni siquiera sé si tiene hijos o si está bien. Cuídala y no la pierdas porque entonces no la verás nunca más.

Fue uno de esos momentos en que no sabes si responder o permanecer callada. La señora se levantó apoyada en su bastón, acarició los cabellos de mi hija y se marchó.

Por unos segundos sentí escalofríos por todo el cuerpo. Montserrat y su padre me miraban confundidos y los abracé. Esa visita inesperada me hizo pensar en la brevedad del tiempo y de pronto tuve mucha prisa por vivir.

Comments (3)

Lecciones de vida

mon4Montserrat tiene 15 meses y está llena de magia. Con solo mirarme consigue quitarme cualquier rastro de tristeza o ansiedad.

Cuando pone sus pequeñas manos sobre mis mejillas siento que no podría ser más feliz. Y cuando me dice «mamá», un intenso cosquilleo invade mi vientre y sube, muy despacio, hasta el corazón.

Montserrat es mi hija y mi maestra. De ella tengo mucho que aprender. Desde que llegó a mi lado me ha convertido en una mejor persona. Me enseñó a disfrutar de la vida sin rebuscar en el pasado. Me enseñó a sonreír sin estar planificando a cada momento el futuro. Es el claro ejemplo de que la dicha está en el presente, en cada segundo que vivimos.

Ella, mi maestra en el duro arte de vivir, es a veces muy severa con las lecciones que me enseña. Me mira fijamente y me hace entender que me necesita, que tengo que estar ahí, a su lado. Pero si me equivoco no se enfada ni me reprocha nada, porque ella es mágica. Me conoce bien y sabe que solo soy una  aprendiz de madre, con muchas ganas de obtener un sobresaliente en esta nueva e intensa etapa de mi vida.

Y sin ánimos de enseñar a nadie nada, quiero compartir esta bitácora con otras madres y padres, y con cualquier persona deseosa de disfrutar la aventura de la vida a través de los pequeños ojos de esos mágicos seres de los que siempre tendremos algo que aprender: LOS NIÑOS.

Comments (5)

A %d blogueros les gusta esto: