Un ejército de imbéciles

Como a todos la noticia me dejó helada. Trascendió el pasado sábado, en Paderne (A Coruña). Un hombre (por llamarle de alguna manera) incendió el vehículo en el que estaba su hijo de 14 meses para vengarse de la madre. Él escapó de las llamas y dejó al pequeño solo,  atado a su silla. Los vecinos de la zona describieron el hallazgo como dantesco: «Era como un muñeco».

La naturaleza puede ser muy sabia pero aún no es capaz de impedir que un imbécil pueda reproducirse. Según publica hoy La Voz de Galicia, el parricida confesó la noche del crimen. «Fui yo, matadme», dijo, como si la muerte pudiera saldar el horrendo crimen. No merece morir porque la muerte es el fin. Y un imbécil como él debería pagar lo que ha hecho pero en cómodos plazos, alargando el sufrimiento infinitamente.

Me estremezco al pensar en todos esos imbéciles que vagan por el mundo lastimando a los más débiles. Algunos llevan sotana y aprovechan su poder para abusar de ingenuas criaturas cuya vida queda marcada para siempre. Otros visten traje y corbata, y parecen importantes, pero cogen un avión para ir a un lugar de los denominados exóticos y pagan por los servicios sexuales de un menor. Muchos se esconden detrás del anonimato de un nick para atacar a sus víctimas en su propia casa a través de Internet. El de Paderne le prendió fuego a un niño que además era su hijo.

Esta mañana vi en un noticiero las crueles imágenes en las que otro par de imbéciles se divertían a costa de su pequeño. Una pareja de Nebraska (EE.UU.) disfrutaba  pegando a su hijo en la pared con cinta adhesiva. Y lo hacían, según dijeron, por diversión. ¿A qué tipo de bestia le resulta divertido ver a un menor desesperado intentando liberarse de un castigo impuesto por sus propios padres?

Nadie puede detener a este ejército de imbéciles ni evitar que se reproduzcan. Seguiremos leyendo con impotencia historias como estas, mientras imaginamos en secreto lo que haríamos si los culpables cayeran en nuestras manos.

Anuncios

5 comentarios »

  1. Irene said

    Joder. Me has dejado helada.

  2. Peichita said

    Deconocía la historia del parricida gallego… se me ha puesto un nuedo en la garganta

  3. Azzy said

    Muy triste noticia. ¿Cómo es posible que existan personas tan desequilibradas?

  4. azulitoclaro said

    Estas noticias son horrorosas. Creo que en buena parte por ellas he decidido estar lejos del televisor. No pretendo darle la espalda a la realidad que nos circunda ni mucho menos, pero sí evitarme malos tragos con imágenes sensacionalistas y horrorosas. Casos así hay en todo el mundo, dolorosamente. Para mencionar dos recientes (¡desgraciados!): un hombre mató en mi país a un niño metiéndolo en la lavadora y una mujer dejó encerrados a sus hijos (5, con edades entre 0 y 5 años) dentro de un clóset por 15 horas (mientras iba a visitar a un amigo. Lamentablemente, murieron dos).
    No sigo para no deprimirnos. Es alentador pensar que hay aprendices de padres y madres como ustedes y que hay niños, más, que viven felices y mejor.
    Saludos,
    A.

  5. Mercedes said

    ¿imbéciles? …
    monstruos, asesinos, tarados… llamarlos imbéciles es alagarlos…

RSS feed for comments on this post · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: